diumenge, 14 de desembre de 2014

"Sea bajo la medicina convencional o bajo la alternativa, el mejor de los médicos o de los terapeutas no tiene nada que hacer con un ser humano que ha perdido la ilusión por la vida. El origen y motor del proceso de sanación parte de nosotros mismos.
Somos HUMANOS. Nacemos. Morimos. Y más...
Atravesamos diferentes fases. Crecemos. En el trascurso de nuestra vida apostamos y renunciamos. En la apuesta podemos vencer o perder, en la renuncia podemos torturarnos o liberarnos. Pero cada una de esas dos voluntades nos pertenece única y exclusivamente a nosotros.
Este libro habla del proceso de una firme decisión. Nunca hubiera podido llevarla a cabo bajo el manto humano y traicionero del miedo. Con el máximo respeto ante la fragilidad de mi estado, pero el miedo no lo quise cerca en ningún momento. Ni en mí, ni en los que deposité mi confiança. El miedo paraliza y derrocha nuestra energía. Independientemente de cuál sea el resultado final, de lo que nos anuncien los números, las estadísticas y los irreversibles, confiemos. En la sabiduría de nuestro latido y en la asombrosa capacidad de nuestra mente.

Si dentro de nuestro trauma o dificultad sentimos que tenemos ganas de intentarlo..., adelante con nuestro impulso. Para retirarnos siempre estamos a tiempo. Para apostar, no."


Pàgina 149-150.

3 comentaris:

Laura T. Marcel ha dit...

El primer paràgraf m'arriba tant endins! Ho he viscut molt de prop i molt recentment amb el meu pare. No hi ha res pitjor que tirar la tovallola! Tinc moltes coses guardades que explicar al respecte però encara no se com lligar-les bé per a poder-les compartir.

Loreto Giralt Turón ha dit...

No sé, aquests discursos sobre el poder de la ment damunt de la malaltia no m'acaben de convèncer. Si fossin certs la gent no es moriria de malalties terribles. Massa vegades se'n van els més forts i els que tenen més ganes de viure.

Espérame en Siberia ha dit...

Querida mía. Sea cual sea la situación que hayas pasado o estés pasando, deseo que ni el miedo ni el dolor te impida salir adelante.

Te envío toda la luz y cariño de mi corazón, y deseo que seas muy feliz.
Sé que eres más fuerte de lo que crees :)


Muchos besos y abrazos desde Siberia.